26 de octubre
El duelo en el contexto de Covid-19

​ El duelo en el contexto de Covid-19.jpg

El duelo, ese proceso dinámico que vivimos ante la pérdida de un ser querido, supone no solo una vivencia emocional por la ausencia del vínculo, sino que, a la vez, incluye una reestructuración interna, ya que perdemos una parte de nosotros mismos.

 La mayoría de las personas podrán elaborar el duelo con el apoyo de sus seres queridos, hasta llegar a integrar esta vivencia en sus vidas; sin embargo, entre el 10% y 20% de la población tendrá dificultades, provocando lo que llamamos un "duelo complicado".

 El duelo por COVID19, contempla dos factores de riesgo, la naturaleza traumática de la enfermedad y, el distanciamiento social, que supone la escases de apoyo durante y luego de la misma.

 El dolor ante la pérdida, mezclado con preocupación por el posible contagio a otro familiar, y la incertidumbre sobre el desenlace que estos tendrán, tiene un carácter distintivo de este momento, y suele ser difícil de transitar.

 Ante una complicación del duelo, es importante hacer una valoración de la situación, comprender donde se encuentra el estancamiento o las defensas, y acompañar al doliente A SU RITMO para continuar la elaboración del duelo.

 Según Payas (2010) las tareas del duelo pueden posponerse, pero eso no las resuelve. tarde o temprano, la persona deberá afrontar la pérdida.

 El entorno social-familiar son un factor de protección, pero cuándo este sostiene frases como "¿aún estas así?" "Supéralo, pon de tu parte" "llorar no te hace ningún bien, distráete" refleja un fracaso empático, un fracaso ante el papel esperado de contención y apoyo, pudiendo llevar lo que teóricos determinan como un "trauma acumulativo".

 Finalmente, es bueno aclarar lo que plantea muy atinadamente Earl Grolfman diciendo que "el duelo no es un desorden. Tampoco es una enfermedad, ni una señal de debilidad. Es una necesidad física, emocional, y espiritual. Es el precio que se paga por amar, y por eso, la única cura para el duelo es vivirlo"

 Por: Manuel Sepúlveda Despradel

Referencia:
Payás, A. (2010). Las tareas del duelo. Paidós.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta entrada de blog.