15 de marzo
7 Claves para saber quién eres en realidad y desarrollar un autoconcepto positivo

autoconcepto.jpg


¿Quién eres?

Una mujer estaba agonizando. De pronto tuvo la sensación que era llevada al cielo y presentada ante el Tribunal.
-¿Quién eres? -dijo una Voz.
-Soy la mujer del alcalde -respondió ella. -Te he preguntado quién eres, no con quién estás casada.
-Soy la madre de cuatro hijos. -Te he preguntado quién eres, no cuántos hijos tienes.
-Soy una maestra de escuela. -Te he preguntado quién eres, no cuál es tu profesión.
Y así sucesivamente. Respondiera lo que respondiera, no aparecía dar una respuesta satisfactoria a la pregunta ¿quién eres? -Soy una cristiana.
-No he preguntado cuál es tu religión, sino ¿quién eres?

No consiguió pasar el examen y fue enviada nuevamente a la tierra. Cuando se recuperó de su enfermedad, tomó la determinación de averiguar quién era. Y todo fue diferente.

Tu obligación es ser. No ser un personaje, ni ser esto o lo de más allá, sino simplemente ser.

Antony de Mello

 

Carl Rogers entendía que el autoconcepto es la percepción que tenemos de nuestras habilidades, capacidades y características. Siendo este positivo o negativo y llevándonos a actuar en consecuencia de la misma manera. Atendiendo a esta concepción central de la teoría de Rogers, el concepto que tienes acerca de ti mismo es la llave de una sana autoestima. Es la manera en que te miras, lo que crees que eres, que puedes hacer, y lo que te impulsa a obrar de un modo positivo, reconociendo tus fortalezas y oportunidades.

Pero, ¿quién eres? …. Ese sentimiento de ser, de existir, se va desarrollando en esos primeros años de vida donde vas sintiendo que eres una extensión de las expectativas de tu madre, de tu padre, así como, de los mensajes que recibes de tus amigos, profesores, y de la sociedad en general. Pero que instintivamente vas haciendo esfuerzos por soltar. Tal vez recuerdas que en tu infancia y adolescencia actuabas, como explicaba Freud, por el principio del placer, me gusta lo hago, no me gusta no lo hago, como una manera de independencia, y también recordarás como eras cuestionado y criticado por no seguir las normas y reglas sociales que te iban indicando quien tenías que ser para ser aceptado y amado. Asimismo, en la medida en que vas creciendo vas teniendo experiencias que retroalimentan lo que otros y tú mismo crees acerca de tus habilidades y características personales.

Un ejemplo que puede ilustrar un concepto negativo de ti mismo, es cuando piensas que no eres bueno para alguna actividad o que no tienes las habilidades suficientes para desarrollarla, esto por la experiencia de un intento fallido o simplemente por no haberlo intentado nunca. En mi quehacer profesional observo con frecuencia personas que piensan que no son capaces, se creen malos, en ocasiones se sienten fracasados porque no actúan o han cumplido con las expectativas de los demás. Desde muy pequeño escuchabas mensajes desalentadores como: no eres apto para esto, eres un desastre, no eres bueno para los números, portándote de esa manera nadie te va a querer, eres gordo/a o muy delgado/a. Se utilizan sobrenombres para indicar que no tienes inteligencia, que luces mal y en ese mismo discurso siempre está presente la palabra deberías, que te lleva a juzgarte y a rechazarte de forma dolorosa.

Todos estos mensajes van quedando grabados en tu inconsciente y reforzados por algunas experiencias de aprendizaje que van calando y forjando en ti un autoconcepto pobre, que luego se convierte en el eje de tu autovaloración y autoestima. Reconocer que eres una persona, que tienes la capacidad de desarrollar habilidades o de potenciar otras, en tanto que, mereces ser respetado y amado es algo que comienza contigo mismo, pues no estás aquí para cumplir los anhelos de otros o para ser el reflejo de las creencias de otros, si no para cumplir con tu misión de vida, para lo cual has venido equipado con una capacidad única, lo que te permitirá ser y hacer todo lo que quieras en la vida.

Cómo descubrir tu propio ser y lograr un autoconcepto positivo:

  1. Reconociendo que eres una persona, que tienes derecho a pensar, a actuar, a sentir diferente del resto de las demás.
  2. Aceptándote tal y como eres: en lo personal, físico, espiritual y psicológico.
  3. Comprendiendo que puedes cometer errores, tener indecisiones, y que no pasa nada.
  4. Perdonándote, consolándote cada vez que sea necesario, sin juzgarte duramente, porque eres un ser humano y estas aprendiendo.
  5. Aceptando que mereces amar, ser amado, mimado, que respeten tus límites y tu intimidad.
  6. Dándote amor, cuidando tu salud física y mental.
  7. Cada día mírate al espejo y repite para ti mismo lo hermosa o hermoso que eres, lo interesante, inteligente, agradable que eres, que te amas y mereces ser amado.

    Estimado estudiante, hoy puede ser el comienzo de una nueva etapa en tu vida, donde tú decides. Ninguna voz de tu pasado o de tu entorno tiene el poder, a menos que tú se lo quieras dar, para decir quién eres o quien tienes que ser, tú eres el dueño del coche, ni tus pensamientos y creencias erróneas, ni tus emociones negativas (ira, miedo, disgusto, frustración), sino, tu ser interior podría ser el que puede ordenar tu verdadera esencia.

    ¡No te pierdas de una vida plena en armonía contigo mismo, de la cual tú eres el único responsable!

     

    Por | Geovanny Rosado

    Orientadora

    Departamento de Orientación CSTA

     

    Te invito hacer una cita en el Departamento de Orientación, y recibirás el acompañamiento necesario para profundizar sobre este tema. 

     

Comentarios

No hay comentarios sobre esta entrada de blog.