Maestría en Gestión Ambiental concentración Control de la Contaminación

Los procesos de contaminación se originan desde el inicio de la civilización.  A medida que la población aumentó, la contaminación se hizo crítica, llegando a niveles que han alterado significativamente los ecosistemas, la salud, el bienestar y la calidad de vida del hombre. Existen evidencias de la presencia de humo en las cavernas donde vivió el hombre primitivo. En efecto, para calentar su entorno o para preparar sus alimentos utilizó el fuego en ambientes cerrados, pudiendo verse hoy su efecto en los "cielos" y en las paredes de las cuevas.

Durante miles de años la lucha se centró en la búsqueda de medidas para garantizar la salud, y el principal reto fue la obtención de suministros de agua libres de contaminantes.  Sin embargo, estos problemas se agudizaron a medida que aumentó la población, surgió la vida urbana y se modificó el modelo de los asentamientos de la mayoría de las civilizaciones a tal punto, que la contaminación ha aumentado a un nivel sin precedentes,  afectando a todo el planeta y, especialmente, a sus mecanismos reguladores globales.

Lamentablemente, la comprensión humana de las consecuencias de la creación y la eliminación de desechos, siempre ha ido muy por detrás del vertido de contaminantes al ambiente, desde la era industrial hasta hace algunos años las sociedades creían irrefutablemente en la doctrina del crecimiento económico exponencial, que se fundamentaba en la posibilidad ilimitada de recursos en la Tierra para soportar dicho crecimiento. Sin embargo, en la actualidad se reconoce que nuestro planeta no es capaz de soportar indefinidamente el actual orden económico internacional, que los recursos naturales no son bienes ilimitados y que los residuos sólidos, líquidos o gaseosos procedentes de nuestro sistema de vida, la destrucción de áreas naturales y la eliminación de especies de flora y fauna implican un grave riesgo para la salud del planeta y todas sus formas de vida.

En un mundo que se vuelve cada día más complejo, es necesario que cada individuo esté en condiciones de hacer frente a los retos que los problemas existentes plantean, por lo que la realidad, en miras a tener un futuro posible, debe ser analizada en un contexto donde los aspectos sociales y ambientales se vean de forma dialéctica; es decir, necesitan ser enfocados "socio ambientalmente". Es en este contexto que un modelo de gestión fundamentado en desarrollo sostenible cobra fuerza y vigencia, por lo que la gestión ambiental es la vía idónea para lograr este importante fin.

Para conseguirlo es necesario disponer de personas capacitadas en las diferentes áreas de la gestión ambiental, en base a los requerimientos, realidades y experiencias de nuestro país.

Es de suma importancia contar con profesionales competentes en el área del manejo y control de la contaminación, ya que en nuestras ciudades existen múltiples y variados problemas derivados de la alta presencia de contaminantes que necesitan ser resueltos para hacerlas habitables y garantizar la salud y la calidad de vida de sus habitantes y los ecosistemas y, además, llevarlas hacia la sostenibilidad.

Es el momento ideal para que las universidades asuman el rol que les corresponde; y es formar individuos capaces, competentes, que respondan a las necesidades de transformación socioeconómicas-ambientales, asistiendo y apoyando a las comunidades en la solución de los diversos problemas relacionados con el desarrollo y el bienestar desde sus respectivas áreas profesionales.

Con la implementación de esta Maestría en Gestión Ambiental, Concentración Control de la Contaminación, se realizará un aporte importante al país, ya que se entregarán al mercado profesionales con una visión profunda y holística sobre la gestión de los contaminantes en las ciudades, en base a los planteamientos del desarrollo sostenible.